Memorias de una maestra

Hace menos de un año Soledad decidió abandonar su plaza fija de maestra en una escuela pública para seguir un camino incierto. Tomó esta difícil decisión por responsabilidad, siendo consciente de que como maestra de escuela, su aportación al progreso y mejora de la calidad educativa en su país era muy limitada.

La historia de Soledad es la historia de muchos docentes alrededor del mundo. Docentes que desde la experiencia, tienen una clara visión, capacidad y compromiso para desencadenar los cambios necesarios que mejoren la educación. Docentes que al mismo tiempo sufren un alto nivel de frustración por no ser capaces de influir en el progreso educativo de su comunidad. Docentes con los que simplemente no se cuenta. ¿Les suena esta historia?

Traemos en este post un extracto de las reflexiones de Soledad Solís Ulloa sobre su situación como maestra, las nuevas necesidades de los alumnos y el reto que actualmente esto representa para los maestros.

Memorias de una maestra en el Perú

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.
Nelson Mandela (18 de Julio de 1918)

Soy María Soledad Solís Ulloa, profesora peruana. Tengo 38 años y he trabajado en todos los grados de la educación básica regular. En este año 2014, después de 13 años de labor, dejé mi escuela, mi plaza de nombramiento y mi estabilidad laboral con la esperanza de hacer realidad, con la participación de aliados estratégicos, una propuesta educativa que elaboré con mis colegas desde el aula. Nuestro propósito es participar en la construcción de un mundo mejor a través de la educación para nuestros hijos.

Ustedes se preguntarán ¿Por qué dejé mi escuela?

En los últimos tres años no encontré los espacios adecuados para el desarrollo profesional como docente. Los diversos gobiernos de mi país vienen haciendo denodados esfuerzos en reformas educativas, sin embargo, en la práctica la burocracia administrativa no sintoniza con los nuevos tiempos y los nuevos desafíos.

Cada día me preguntaba: ¿Cómo hacer para mejorar el sistema educativo peruano?

En el año 2004 con libertad de acción hice mi primera experiencia docente. En la necesidad de que los niños aprendan a leer y escribir jugando, con el enfoque de aula abierta elaboré una estrategia de comprensión lectora conjuntamente con mis niños denominada: “Ballenín una historia sin fin”. Este personaje generó grandes expectativas y su efectividad ha sido validada por varias generaciones de mis alumnos en las aulas de clase. Años más tarde, a partir del año 2013, los niños decían:

¡Profesora, Ballenín no se mueve, está estático!

Comprendí que los materiales didácticos deben cubrir los intereses de los niños, tenemos que movernos en los escenarios de la época y del país, porque el signo de este tiempo en los niños es el movimiento y la velocidad. Desde entonces he estado buscando la manera de hacer que este personaje tenga vida.

(…)

Ser Maestra en el presente milenio

Mi experiencia en las aulas me lleva a afirmar que los niños de hoy no son los mismos que teníamos hace 10 años atrás y la formación que tuvimos en las universidades ha quedado obsoleta, no sabemos cómo enseñar a esta generación de nativos digitales.

El problema aquí es el docente, más del 80% de ellos tienen un promedio de edades que fluctúa entre los 40 y 50 años, quienes tienen que reciclarse, formarse y adaptarse a los cambios, lo que implica “Desaprender lo Aprendido”, porque nos formaron para atender a un niño pasivo, dependiente, y el niño de hoy es activo, independiente, su vida está ligado al “cómo hacer” y “aprender a aprender” para poder enfrentarse a una vida de cambios rápidos y continuos.

Todo esto que les he contado lo quiero plasmar en un libro en el que estoy trabajando: “Las memorias de una maestra”. En él voy a destacar mi dolorosa experiencia “Desaprendiendo lo Aprendido” durante largos años, dado que lo que aprendí no me servía. Ahora vuelvo a empezar a estudiar en la universidad de la vida, en una autoformación permanente, bajo los principios del benchmarking educativo.

También describo las vicisitudes que viven los maestros al ejercer el magisterio. Mi tránsito por los diversos niveles de la educación básica regular hasta llegar a la docencia universitaria. Todo esto me hizo reflexionar y plantear una propuesta de transformación para el sistema educativo peruano. Este libro es la voz de los maestros con una mirada al cambio, porque pensamos que los cambios de la educación deben hacerse de abajo hacia arriba, es decir, que desde las aulas se deben plantear las verdaderas políticas educativas.


Actualmente Soledad Solís Ulloa es asesora pedagógica del Ministerio de Educación de Perú, formadora de docentes y colabora con distintas empresas e instituciones educativas.

Soledad, gracias por tus reflexiones y tu entusiasmo.

Deja un comentario