Gamificación: ¿el Santo Grial del maestro?

Se han celebrado unas interesantes jornadas sobre “Gamificación & serious games: mayor productividad para tu negocio”. Allí estuvimos y os contamos nuestra visión y conclusiones sobre este apasionante tema.

Lo primero, recomendamos asistir a este tipo de actos por la pasión y el ambiente que se respira, tanto por parte de los emprendedores y conferenciantes, como de los asistentes.

Hemos escuchado diversas experiencias sobre cómo EL JUEGO se está introduciendo en distintos sectores que hasta ahora se consideraban, por su seriedad, vetados al mundo lúdico y del entretenimiento.

Hemos visto el empuje de muchos profesionales por mejorar en sectores (sanidad, emergencias, educación) que en este momento pasan por serias dificultades de financiación o de apoyo institucional. Y hemos podido constatar la creatividad que hay en el ambiente, creatividad al servicio del cambio. Cambio pilotado por expertos que aman lo que hacen y están dispuestos a seguir haciéndolo, pese a la falta de medios (económicos).

Gracias a todos ellos y también a los organizadores por permitir este soplo de aire fresco en estos momentos complicados.

Empecemos por aclarar qué es la  “gamificación”:

Este término se emplea para definir el uso sistemático de mecánicas de juego en entornos que no tienen aparente relación con el mundo lúdico. En entornos educativos se resume como el aprendizaje a través de la diversión que produce el juego.

Este concepto, que se lleva usando desde hace tiempo en procesos de aprendizaje,  actualmente se ha extendido a entornos comerciales como nueva estrategia de marketing y fidelización de clientes.

Concretamente en entornos empresariales se están utilizando juegos como herramienta útil para mejorar el entrenamiento en competencias profesionales de empleados, desde administración hasta aumento de ventas. También se está utilizando como estrategia para capacitar a clientes en tareas burocráticas y como ya hemos mencionado en estrategias de fidelización.

Definitivamente estas acciones crean marca, involucrando a empleados, proveedores y clientes, mejorando su relación con la empresa y con el producto/servicio ofrecido, añadiendo además una potencial viralización de los resultados.

A nivel institucional se están utilizando juegos para preparar personal para actuar de forma eficiente en momentos de gran estrés o en situaciones de emergencia, como entrenamiento para toma de decisiones en puestos de responsabilidad o para mejorar distintas terapias de recuperación de pacientes hospitalarios. Incluso encontramos juegos que entrenan a profesores y ejecutivos para enfrentarse a audiencias y perder el miedo escénico.

Y en la escuela…

En Elesapiens creemos en las ventajas del juego como método de enseñanza, por esto llevamos tiempo apostando por transmitir conocimiento a través del entretenimiento.  Estamos convencidos de que el juego tiene la capacidad de formar integralmente al individuo, fomentar sus habilidades sociales, estimular su capacidad de superación, enseñarle mientras disfruta y se realiza, preparándole para afrontar y resolver distintas situaciones a lo largo de su vida.

El juego educativo a nivel escolar tiene la inestimable capacidad de generar satisfacción al alumno durante el proceso de adquisición de conocimiento, y este poder de motivación es el “Santo Grial” para la mayoría de los docentes.

Además, a través del juego podemos involucrar más al alumno en su educación, haciéndole partícipe de ella y despertando su deseo de ir más allá de lo estrictamente curricular, entendiendo el conocimiento como algo global y transversal al currículum.

Dados los buenos resultados mostrados en aquellos centros que ya utilizan técnicas y productos de gamificación creemos, sin lugar a duda, que estas metodologías son la base de la educación del futuro.

La tecnología está ahí. Y los contenidos están llegando. ¿Qué falta entonces?

  1. Se requiere un apoyo decidido de las instituciones para que estos cambios necesarios desde hace tiempo puedan realmente suceder.
  2. Se debe entender que la implementación de estas políticas NO es un gasto, es una inversión social de futuro. Y esta inversión tiene carácter prioritario.
  3. Se debe incidir en una formación extensiva del profesorado en nuevos métodos y nuevas herramientas, aplicando nuevos niveles de exigencia y reconocimiento.
  4. Es fundamental un apoyo social e institucional para acabar con monopolios y lobbies que controlan en muchos países las políticas educativas con objetivos únicamente económicos.

Trabajemos hombro con hombro para conseguir que el cambio se produzca y seamos capaces de crear y aplicar modelos educativos para construir una sociedad más justa y responsable.

Deja un comentario