Ideas brillantes para transformar el patio de tu escuela

A menudo encontramos patios de colegios o centros educativos tristes y vacíos. Si llegan a contener elementos deportivos, normalmente son para jugar al fútbol. Que el tiempo de recreo, tan significativo e importante, tenga lugar en espacios poco creativos y que no inviten a la experimentación, a la imaginación y al aprendizaje es un problema que suele verse justificado por la falta de tiempo y de recursos. 

Por ello, hemos realizado una selección de proyectos fáciles de llevar a cabo, con la ayuda de los propios niños, y realmente asequibles. Queremos que todos los patios sean entornos que fomenten el juego, el aprendizaje activo y la diversión. ¡Y todo con materiales reciclados!

1.- Juegos, laberintos y estructuras con ruedas

No es necesario comprar columpios o juegos prefabricados. Con ruedas y algo de imaginación podemos crear un parque de atracciones sin salir de la escuela, repleto de laberintos, juegos de agilidad, pasadizos y paredes decoradas. Además, con un poco de pintura, estaremos creando un colorido espacio en el que hacer ejercicio, divertirse y entablar nuevas amistades.

2.- Paredes creativas para investigar jugando

Podemos preparar un mural interactivo con objetos reciclados. Los propios alumnos pueden construirlo. Con él aprenderán, sin darse cuenta, sobre el peso o la forma de los materiales, las fuerzas o algunas teorías de la física.

3.- Terrarios y cajas de arena. ¡Manos a la obra!

Llenarse de tierra descubriendo tesoros escondidos o jugando a ser auténticos excavadores también puede forma parte de un aprendizaje de gran valor. Los terrarios y cajas de arena darán muchísimo juego en manos de los niños.

4.- El suelo, el mejor lienzo 

Un suelo vacío en un patio es un auténtico desperdicio. ¡Puede usarse para hacer juegos y actividades! Podemos pintar en él recorridos matemáticos, encrucijadas, juegos tradicionales o mapas gigantes que desarrollen contenidos curriculares. Así, mientras juegan, los alumnos repasarán lo aprendido en clase de manera divertida.

5.- Estructuras de maderas y tablones

Con troncos o tablones de madera podemos crear un auténtico universo de juegos y pruebas de agilidad. Podemos diseñar infinidad de recorridos, columpios, pasadizos o balancines.

6.- Paredes e instrumentos musicales: ¡empieza el concierto!

Estos murales son una apuesta segura para lograr la implicación de los niños. Con elementos reciclados, podemos crear una auténtica orquesta para que conozcan o inventen nuevos sonidos.  Con ella, aprenderán a generar ritmos y melodías, de forma individual o en grupo.

7.- Pizarras gigantes para poder pintar durante el recreo

Para muchos niños y jóvenes, pintar es una de sus actividades predilectas. Sin embargo, suele estar limitada a una silla y una mesa. ¡Saquemos de las aulas esta actividad con pizarras en pleno patio! Al trasladar esta actividad a aire libre, fomentamos la creatividad y la imaginación. Seguro que los alumnos disfrutarán mucho más a la hora de crear sus primeras obras de arte.

8.- Y aún más actividades increíbles: paredes de escalada, ábacos XXL…

Podemos crear un circuito de escalada realmente divertido con tacos de madera instalados en la pared. Los alumnos pueden diseñar el fondo para que su travesía sea aún más emocionante. Del mismo modo, seguro que las matemáticas les resultan más apetecibles si construimos un ábaco gigante con el que hacer cuentas en un entorno más imaginativo y diferente.

Deja un comentario