Educación bilingüe: 9 razones para dar la vuelta a tu clase

Las exigencias de una sociedad superconectada, donde la comunicación y el intercambio de información se fomenta y se produce en distintos idiomas, está acelerando la necesidad de formar a ciudadanos con capacidad para entenderse en distintas lenguas. Conscientes de ello, la educación bilingüe, ya multilingüe, está cada vez más presente en los centros de educación primaria de muchos países alrededor del mundo. Además, los crecientes desplazamientos globales de población añaden a esta situación la necesidad de atender a una mayor diversidad cultural de alumnos dentro de una misma clase.

En un escenario como este, tanto los docentes como los alumnos se encuentran con nuevos obstáculos y, cada vez más, se pone de manifiesto, la necesidad de investigar metodologías eficaces que faciliten un aprendizaje multilingüe.

La inmersión lingüística es una de las estrategias que encontramos con mayor frecuencia en los centros escolares. Inmersión lingüística total, donde todas las asignaturas se imparten en lengua extranjera, o inmersión parcial, donde solo algunas asignaturas se imparten en lengua extranjera.

El flipped learning puede ser una estrategia muy útil cuando impartimos una materia, como Ciencias, en lengua extranjera.

El flipped learning, o clase invertida tiene una serie de ventajas innegables para los docentes y alumnos en el aula bilingüe, y puede ayudar a superar muchos obstáculos en el aprendizaje de un segundo idioma y de la materia impartida.

1. Los alumnos aprenden el vocabulario antes de la clase

La mayor preocupación de los docentes que imparten clases en una segunda lengua es la dificultad que tienen los alumnos para comprender los conceptos al no dominar el idioma. En una clase invertida, los alumnos aprenden el vocabulario en casa con los materiales asignados antes de ir a clase (videos y glosarios son muy útiles), lo que les facilita la comprensión y la comunicación dentro del aula. Los recursos multimedia permiten a los alumnos escuchar la pronunciación correcta y relacionar nuevas palabras con contextos y temas concretos.

2. La repetición facilita el aprendizaje de las construcciones gramaticales

Otra gran preocupación de los docentes en las aulas bilingües es el uso correcto de la segunda lengua, lo que muchas veces les obliga a desviarse de su materia y adentrarse en temas que más bien corresponden al docente de lenguas extranjeras. En educación primaria el foco debería estar en el aprendizaje de unas construcciones sencillas que permitan al alumno hablar sobre un cierto tema. El flipped learning en este caso facilita el aprendizaje de la segunda lengua, a través de los recursos digitales que ofrecen construcciones gramaticales repetidas en distintos formatos, basándose en los principios del aprendizaje de la lengua materna. Si los alumnos escuchan, leen y observan el uso de estas construcciones por medio de recursos multimedia, les será más fácil la comunicación posterior dentro del aula. Además, en caso de atender alumnos mayores, se pueden incluir recursos que contengan explicaciones gramaticales.

3. Se gana más tiempo en el aula para comunicar y utilizar la segunda lengua

Una de las principales ventajas del flipped learning es la posibilidad de tener más tiempo dentro del aula para las actividades prácticas, la investigación, el debate y la experimentación, dado que la parte teórica se externaliza, pero no se excluye por completo.

4. Se facilita la segmentación de los contenidos

Los docentes que utilizan el flipped learning pueden segmentar los contenidos en partes pequeñas e ir asignando distintas cantidades de contenido a cada alumno, dependiendo de sus posibilidades y necesidades.

5. Abre las posibilidades de colaboración interdisciplinar entre los docentes

La educación bilingüe inevitablemente implica una estrecha colaboración entre los docentes de distintas materias, sobre todo si la metodología que se utiliza es el flipped learning. Los docentes de lenguas extranjeras pueden aportar mucho a los de otras materias impartidas en una segunda lengua facilitando materiales digitales y enlazando los temarios y programaciones del aula.

6. Aumenta el tiempo para la atención a la diversidad

La posibilidad de escuchar, leer o ver una explicación de ciertos conceptos tantas veces como el alumno lo necesite se ajusta perfectamente a una educación más personalizada. Además, esta metodología dentro del aula permite al docente atender de manera individual a los alumnos que tengan ciertas dificultades.

7. Los alumnos son protagonistas de su proceso de aprendizaje y tienen mayor responsabilidad y control sobre él
8. Favorece al desarrollo de la competencia de aprender a aprender, la competencia digital y la competencia lingüística
9. Facilita la implicación de los padres en el aprendizaje sus hijos

Disponer de material multimedia facilita el apoyo y la implicación de aquellos padres que no manejan la segunda lengua que están aprendiendo sus hijos.

En realidad, el flipped learning es una versión renovada de las antiguas lecturas que se asignaban a los alumnos para un posterior debate en el aula. Ahora, esta metodología ha avanzado y emplea tanto vídeos, como audios, podcasts, presentaciones, imágenes, juegos y exámenes interactivos. Para conseguir que esta metodología enganche y sea atractiva para los alumnos, es imprescindible que el docente domine tanto la materia y la segunda lengua como las metodologías activas y las herramientas digitales.

El uso de diferentes tipos de recursos digitales hace que los alumnos mantengan el interés y la motivación para aprender.

Antes de entrar en esta aventura Bergmann y Sams, en su libro Flip Your Classroom: Reach Every Student in Every Class Every Day, recomiendan:

  • Empezar poco a poco, introduciendo solamente algunos temas mediante flipped learnig.
  • Buscar el conjunto de materiales digitales que mejor se ajusten a sus necesidades y faciliten el trabajo.
  • Tener en cuenta que hay que motivar a los alumnos a que participen en esta metodología, y no
  • sorprenderse si su primera reacción es negativa.
  • Entrenar a los alumnos en el uso de los recursos digitales y seguir haciéndolo durante el curso, desarrollando su competencia de aprender a aprender.
  • Enseñar a los padres también.
  • Cuando algunos alumnos no cumplen sus tareas, no hay que regañarles; es mejor dejarles trabajando en clase mientras que el resto realiza las actividades programadas.
  • No utilizar solamente los videos como recursos de motivación y enganche, porque con el tiempo los alumnos se cansarán de ver siempre lo mismo.
  • Intentar utilizar videos cortos e interactivos, y otros recursos como juegos, lecturas o tests online.
  • Al final, compartir la experiencia con otros compañeros que utilicen esta metodología.

¿Conoces los contenidos bilingües de Elesapiens? Son excelentes para la clase invertida de Ciencias. Los alumnos pueden repasar en casa las lecciones con videos, láminas educativas y juegos, y en clase pueden practicar lo aprendido con las Actividades Offline: experimentos, debates, actividades de grupo… Al ser contenido bilingüe, el alumnos puede repasar la lección en su idioma natal o consultar términos y conceptos en los documentos: Glosario y Las Claves.

Deja un comentario