Zinc Shower: ducha de creatividad

La semana pasada estuvimos en el Zinc Shower en el Matadero, un meeting-show muy interesante, el primero realizado para emprendedores, inversores y profesionales de las industrias culturales y creativas.

Siempre es muy estimulante ver que hay gente muy activa, con ideas innovadoras, que desarrollan novedades en el ámbito de las nuevas tecnologías, especialmente dirigidas al mundo de la educación y la cultura. Se siente el talento. Un cierto optimismo refrescante. Algo que parece transportarnos a un mundo en el que viviremos dentro de unos años. Pero estamos allí hoy. Viendo como estas empresas pequeñas, con mínimo personal y muy pocos medios económicos, están dando forma a lo que será nuestro día a día en un futuro.

El lugar siempre merece la pena una visita, y más en este tipo de eventos. Desde el primer momento te impacta la estética tan distinta a cualquier tipo de exposición tradicional, la creatividad rebosa por todos sitios, tiene un toque moderno y transgresor que ya de por sí resulta emocionante.

Hay varios proyectos que llamaron nuestra atención, todos son rompedores de alguna manera,  bien innovando desde el punto de vista del producto como de los nuevos modelos de negocio que están surgiendo en la industria editorial, discográfica, etc.  En la mayoría de los casos el proyecto tiene muchas posibilidades de salir adelante por lo que aporta al sector o mercado al que se dirige. Lo único que se necesita para que realmente despegue es financiación, apoyo para que estas ideas pioneras puedan tener éxito. Tradicional problema de las startups, comunidad en la que el ingenio aparece de muchas formas y el dinero hay que buscarlo.

Lo que sobra es capacidad, ganas de formar parte de ese cambio tan imparable que está sucediendo a todos los niveles en relación con las TIC.

Cambios que definirán el ámbito y la manera en la que los consumidores finales se relacionarán con las empresas. Modelos de negocio que se van formando día a día y que serán lo que las próximas generaciones entenderán como habitual. Y que a veces no son fáciles de crear ni de implantar.

Sin duda es aconsejable el pararse un rato y hablar con los protagonistas de esta historia, los que están detrás de la idea y hacen que esta funcione. Hablamos con Andrea y Cristina, creadores de la plataforma online Mydocumenta, con la que se puede crear, publicar y compartir proyectos multimedia: “La gente se niega a pagar por algo que le das por internet. Si le haces un producto y se lo entregas te paga lo que le digas. Si le ayudas a crearlo,  le das la opción de integrarlo con otras herramientas que ya tiene, de mejorarlo, etc… no quiere pagar, porque eso está en la web. Como si los desarrolladores, promotores y empresarios de estas empresas no necesitaran comer.”

Hablamos de la necesidad que tienen las empresas de salir fuera, donde es más fácil conseguir clientes y financiación. No es fácil para una pequeña empresa que está invirtiendo todo su capital en desarrollar un producto nuevo el dedicar recursos y poner los medios para dirigirse a otros mercados, promocionar su producto en otros idiomas, ir a ferias, asistir a reuniones, etc.  Precisamente allí tiene una stand el ICEX, que en este momento está mostrando un sorprendente dinamismo y apoyo a empresas nuevas que desean internacionalizar. Recomendable una visita.

También nos pasamos por una empresa creadora de booktrailers, otra de traducción y venta online de literatura española en otros mercados, otra que promociona un nuevo modelo de venta  de libros… mil maneras de reinventar lo que ya está hecho y de diseñar un futuro que ya es presente.

Todo ello tiene una conexión importante con el sistema educativo, estos cambios que están revolucionando nuestra vida cotidiana pueden y deben ser usados para dar un vuelco tanto a la manera de enseñar como a la de aprender.

Echamos de menos esta creatividad, capacidad de provocar cambios, ingenio, aplicado al mundo escolar. Es impensable que los estudiantes sigan usando las mismas herramientas que hace 200 años. Que los métodos y la filosofía educativos aún no hayan variado de forma sustancial. Sobre todo cuando los alumnos fuera de la escuela se enfrentan a un mundo que está a años luz de lo que aprenden, un mundo que les va a requerir otro tipo de habilidades.

De hecho, la tecnología ya está ahí, preparada para ser utilizada. Así como el conocimiento, la información. Falta una voluntad de que los profesores aprendan a utilizar la enorme variedad de medios que tienen a su alcance para formar individuos, no de una forma tradicional, sino de forma que sean capaces de enfrentarse a los retos que van a encontrarse a lo largo de su vida.

Las TIC tienen un inmenso potencial como recurso didáctico ya que sirven para desarrollar diferentes tipos de aprendizajes o capacidades con los estudiantes. Por ello debiera ser una prioridad para toda la sociedad el ponerlas al servicio de la educación cuanto antes, sin perder un minuto.

Por ello es importante apoyar y promover un evento como el de la semana pasada en el Matadero. Y sobre todo apoyar a los creadores de ese futuro tan próximo para que sigan haciendo lo que mejor saben: diseñar, seguir trabajando para inventar ese mundo en el que viviremos pronto.

Sin estos creadores y estos proyectos nunca llegaremos allí. Y si no les apoyamos lo suficiente, a lo mejor no llegamos a ese futuro de la forma que deberíamos. Y nunca será todo lo brillante que podría llegar a ser.

Deja un comentario