Estrategias para trabajar la igualdad de género en el aula

Que niños, niñas y jóvenes identifiquen las desigualdades de género y crezcan libres de estereotipos y prejuicios es fundamental para crear un futuro más equitativo. Educar en igualdad, de forma transversal en todas las asignaturas y espacios del colegio, es un paso importante para corregir las desigualdades que existen en la sociedad.

Las niñas se creen menos inteligentes que los niños desde los seis años, según una investigación publicada en la revista Science en la que más de cuatrocientos niños y niñas de entre cinco y siete años fueron objeto de estudio.

Esta percepción tiene un gran impacto sobre las decisiones que las niñas tomarán al terminar la educación elemental y explica por qué menos mujeres que hombres escogen disciplinas como la Física, la Ingeniería o la Filosofía.

Un informe de Adecco realizado con dos mil jóvenes de entre cuatro y dieciséis años advierte del sexismo presente ya a tan temprana edad.

En este estudio más del 50% de los jóvenes consideró que las tareas del hogar son responsabilidad de las mujeres. También se concluye que las profesiones a las que aspiran los jóvenes siguen guardando estereotipos de género habituales.

¿Crees que estás promoviendo la igualdad en tus clases? ¿Juegan niños y niñas juntos en el recreo y asumen roles libres de estereotipos? ¿Utilizas un lenguaje inclusivo dentro y fuera del aula? ¿Expones en clase referentes femeninos inspiradores? ¿Quieres saber qué más puedes tú hacer para crear nuevos razonamientos críticos que hagan frente a las generalizaciones sexistas? ¡Aquí tienes varias ideas!

Estrategias para trabajar la igualdad de género en el aula

Jugar nunca falla

Crea juegos y actividades gamificadas inclusivas, sin roles y con equipos mixtos. Tanto si es en clase como en la hora del recreo, cuida que los momentos lúdicos estén libres de estereotipos, pues son también momentos de aprendizaje.

Seguimiento activo

Debemos prestar atención y vigilar que no surjan expresiones o comportamientos sexistas. Si ocurren, aprovecha la ocasión para introducir actividades de reflexión sobre la igualdad de género.

Ser ejemplo

Los niños aprenden por imitación. Cuida tu actitud con el resto de docentes y alumnos, así como tu discurso. ¡Harás de tu comportamiento un ejemplo a seguir en materia de igualdad!

Reparto de tareas

Procura un ambiente igualitario en el aula. Haz que niños y niñas compartan responsabilidades y trabajen juntos para completar tareas o resolver problemas.

Hablar sin tapujos

Soluciona las dudas de los alumnos sobre relaciones interpersonales, tendencias sexuales, roles familiares o capacidades y diferencias entre personas. Erradicar tabúes es una fórmula ideal para poner fin a procesos de pensamiento erróneos.

Visibilidad femenina

Coordina charlas de mujeres cuyas vivencias o profesiones sirvan de referencia para el alumnado. Descubrirán de primera mano las responsabilidades, compromisos, capacidades y esfuerzos de las mujeres y desarrollarán ideas juiciosas sobre su papel en la sociedad.

Elegir bien los libros de texto

Escoge materiales didácticos inclusivos que complementen el discurso igualitario de los profesores. Los libros de texto y cuadernillos de trabajo deben tener mensajes que permitan al alumnado ilusionarse con diferentes profesiones.

Actividades que suman

Integra en la clase un taller de igualdad que enseñe a hacer frente a las actitudes machistas desde niños. En estos cursos se utilizan juegos y recursos para fomentar las actitudes igualitarias entre los niños y jóvenes.

Involucrar a las familias.

La educación en el ámbito familiar es tan importante como la que impartimos en el aula. Trasladar pautas de conducta no sexistas para que las familias las implementen en casa es una excelente forma de completar una estrategia de educación en igualdad.

*Imágenes de rawpixel.com, pressfoto.com, tirachard.com.

Deja un comentario