TICs y educación. ¡Ahora es el momento!

La integración de las Tecnologías de la Información (TICs) en la vida diaria está cambiando los hábitos sociales a nivel laboral, comercial, ocio, relaciones personales… pero ¿qué ocurre con la educación?

La evolución de Internet, de los dispositivos y de los hábitos de la sociedad está modificando la forma de transmitir y adquirir conocimiento. Nunca ha sido tan fácil acceder la información, a la cultura, al conocimiento, de nueva creación o reeditado. En la actualidad, cualquier alumno tiene acceso al último descubrimiento publicado por la NASA, al mismo tiempo que su profesor de esta materia.

Pero no todos los contenidos que se publican son correctos o tienen el suficiente rigor. No todo lo que se publica está adaptado al canal o al público al que teóricamente se dirige. Como sociedad, debemos aprender a gestionar esta libertad editorial generadora de riqueza cultural pero también de ruido, basura y confusión.

Los educadores se enfrentan a una nueva realidad en la que han dejado de ser los principales poseedores y transmisores de conocimiento y compiten en esta función con un creciente número de editores y canales. Nuestro gran reto es educar en la gestión del conocimiento. Nunca ha sido tan importante enseñar a razonar, analizar, comparar, cuestionar, criticar, aportar y compartir.

Por otro lado, los creadores de contenido debemos aprender a trabajar en esta libertad editorial, en la que el concepto de calidad toma una nueva dimensión. No sólo es importante el rigor del contenido, cobran igual importancia otros factores hasta ahora considerados secundarios: ¿Cómo se aprovechan las ventajas de los canales donde vive el contenido? ¿Cómo se gestiona el contenido en función del canal y el usuario? ¿Cómo se adapta a los códigos de comunicación que maneja el receptor final? ¿Cómo se transmite y comparte? ¿Cómo se articula y combina con otros contenidos y con otros canales?

Aprovechar las ventajas que nos ofrece la tecnología en la educación es un reto para la sociedad. Vivimos en una coyuntura histórica única, comparada por algunos a la que se vivió tras la aparición de la imprenta o a la Revolución Industrial.

Pero no olvidemos que la tecnología no es un fin en sí misma. Sólo es la herramienta que nos permite afrontar de una forma distinta, nuevos y antiguos objetivos en la educación. Es la herramienta que ya ha transformando muchos aspectos de nuestra sociedad, y que puede convertirse en el motor del cambio de un sistema educativo repleto de carencias. Las TIC nos brindan esa oportunidad, y nos la brindan ahora, en este momento donde la evolución social y la evolución tecnológica confluyen en un campo, el de la educación, cada vez más abonado para el cambio. ¿Es éste el momento? ¿Seremos capaces de aprovecharlo?

Cada uno debemos hacer nuestra propia reflexión. En Elesapiens, desde nuestra posición de creadores de contenidos, pensamos que es un momento para la creatividad y la imaginación aplicada a productos y servicios que se adapten a esta realidad y a una sociedad en la que los nativos digitales ya están incorporados al proceso educativo.

El entretenimiento digital domina el mundo de nuestros jóvenes. El cartoon, el cine, los juegos, son generadores de emociones, y estas emociones son las “enganchan” a los jóvenes, les estimulan y favorecen la pregnancia de las experiencias vividas. La combinación de tecnologías, canales y experiencias en sectores como el del entretenimiento, abren nuevos horizontes en el mundo de la educación.

Es el momento para la creatividad y el cambio. Es el momento para iniciativas que ayuden a evolucionar a nuestro modelo educativo y así contribuir a formar una sociedad más capaz, con más criterio y más justa.

Deja un comentario