Tareas en clase, lecciones en casa: Flipped Learning

Tareas en clase, lecciones en casa: Flipped Learning

La meta es que los estudiantes sean capaces de aprender por y para ellos mismos. Volver la enseñanza tradicional patas arriba. Que los alumnos vengan a clase a poner en práctica lo ya aprendido en sus casas, utilizando ellos mismos todos los recursos a su alcance y por supuesto las nuevas tecnologías: vídeo pregrabados por sus profesores, Internet, recursos digitales, etc. Esto es lo que se llama “flipped learning”, el aprendizaje al revés: tareas en clase, lecciones en casa.

El objetivo es aumentar el compromiso de los alumnos, que sientan que pertenecen a un proyecto común en el que todos aportan algo y en el que se viene a clase a ampliar conocimientos y a participar, no a tomar una clase magistral de forma pasiva.

Jonathan Bergmann y Aaron Sams son los creadores de este concepto hace ya casi nueve años. Con el sistema tradicional de aprendizaje la clase se centraba básicamente en el profesor, lo que les incomodaba, todo giraba alrededor de ellos, los alumnos no tenían el protagonismo que merecían. Además, algunos chicos se perdían las clases debido a la ingente cantidad de compromisos extraescolares que tenían, lo que hacía que se retrasaran con el curso.

Ahí empezó todo. Su idea fue desde el principio que nadie se perdiera ni una sola clase, que todos aquellos que tuvieran la oportunidad y capacidad de aprender de una forma independiente al profesor pudieran hacerlo.

Si les preguntas qué es para ellos exactamente el Colegio al Revés te responderán muchas cosas, tantas, que a veces es difícil seguirles. Pero podemos resumirlo y, brevemente, vienen a decir lo siguiente:

El “Flipped Learning” transfiere la propiedad del conocimiento a los estudiantes. Personaliza la enseñanza p   ara cada uno.

Ofrece más tiempo a los profesores para explorar nuevos métodos pedagógicos con sus alumnos. Hace que el aprendizaje sea el protagonista de la clase. Maximiza el tiempo de interacción profesor alumno.

Si hace unos años un profesor se dirigía a 30 alumnos explicando la lección y contestando dudas, esto se ha convertido ahora en un one-to-one absoluto: se dirige directamente a cada uno mientras están en su casa, lo que le deja mucho más tiempo libre para interactuar con cada alumno durante las clases. Las interacciones pueden ser: profesor-estudiante, estudiante-estudiante o estudiante-contenido.

Y no, el Flipped Learning NO se trata sólo de vídeos. Se trata de enseñanza de calidad.

En las clases en las que se ha implementado este sistema (en todo el mundo pero, muy específicamente, en EEUU y en el norte de Europa) los resultados son inmediatos: las notas de los estudiantes han mejorado notablemente en prácticamente todos los casos. Y lo más extraordinario es que:

  1. Las discusiones en clase llegan a niveles muy altos de pensamiento crítico.
  2. Hay un gran trabajo en equipo entre los estudiantes que van de un grupo a otro cambiando de discusión según les interese.
  3. El interés por los contenidos ha aumentado, dado que se enmarcan en un contexto, tienen relación con el mundo real.
  4. Para los estudiantes significa un desafío, aprenden a relacionarse entre ellos y a argumentar. Cooperan con aquellos que saben menos, utilizan el material como propio y se enseñan unos a otros sin que nadie se lo exija.
  5. Se suele llegar más allá de lo que exige el currículum, aprendiendo más que de la forma tradicional.
  6. Los estudiantes pasan de escuchar de forma pasiva a aprender de forma activa.

 
En este modelo lo más importante es que los estudiantes son mediadores entre sus propias características personales de aprendizaje y sus logros. Entre lo que pueden llegar a ser y lo que llegan a ser.

Es lo que se llama Modelo de Aprendizaje Autorregulado de los estudiantes (Pintrich o Zimmerman están en sus orígenes). Un sistema que tiene como meta que los niños se responsabilicen de su propio aprendizaje y lo desarrollen de una forma continua.

En este vídeo lo explica muy bien uno de sus autores:

¿Es éste el modelo educativo del futuro? ¿El principio del cambio está llegando?

  1. Está buenísima la idea. Creo que se solucionan muchas cosas que hacen al aprendizaje, no solo de contenidos, o mejor dicho, los aprenden por interés, necesidad y placer.
    Yo trabajo, no exactamente igual, pero en forma similar. Hace tiempo que tengo un sitio en la web, http://www.elmundodetomas.com.ar y ahora un nuevo libro: geometría y arte, que responden a la filosofía propuesta. Lástima que trabajo en soledad, en un país que está en crisis y eso hace que no se conozca y no poder compartir lo que tantos años me lleva llevarlo a la práctica. Felicitaciones por lo que están haciendo. Me gustaría escuchar el video en español. Seguimos en contacto.

    • Hola María Azucena, gracias por tu comentario, me alegra que te guste el post y que estemos en la misma línea de pensamiento. Claro que seguimos en contacto. Cada vez hay más redes sociales y páginas de contenidos educativos para maestros y personas vinculadas con la educación, con lo que simplemente con tener una conexión a internet ya no trabajas realmente en soledad, puedes compartir experiencias y consejos con mucha gente de la comunidad educativa en español a nivel mundial. Cualquier información con la que te pueda ayudar dímelo. Un cordial saludo.

  2. El aprendizaje constructivo, diseñado como proyectos educativos tiene su fundamento en postulados pedagógicos que ponen el acento en la cooperación y la colaboración, la creatividad y la participación. La propuesta que aquí se describe es una aplicación práctica integrando las TIC. Quienes tenemos unos años en educación podemos afirmar que unos 20 años atrás ya desarrollábamos este trabajo y ahora se ve potenciado por las TIC.
    No entiendo aún cómo no evolucionaron los institutos formadores de profesores en este sentido. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


× 8 = 24